; LO QUE APRENDEMOS DE NUESTROS HERMANOS | Evolución consciente

Conciencia Emocional

LO QUE APRENDEMOS DE NUESTROS HERMANOS

By  | 

Aunque de pequeños podemos no soportarnos, lo cierto es que lo que aprendemos de nuestros hermanos es un tesoro para toda la vida. Es ese amigo incondicional que nunca va a
Los hermanos son aquellas personas que están más allá de todo y de todos. Son compañeros del alma, de vida y de corazón. Normalmente son relaciones que permanecen a pesar de los conflictos, momentos que nos hacen sonreír aunque en su día nos tirásemos de los pelos.

Hemos podido discutir cientos de veces, renegar de ellos, querer ignorarlos y que los tragase la tierra, molestarlos y hacerles más de una chapuza de manera intencional. Probablemente todo esto ha sido mutuo pues, tal y como se dice, los hermanos son los “enemigos” con los que más pelearemos y, a su vez, más amaremos.

Si bien la relación entre los hermanos puede torcerse, lo normal y lo natural es que entre ellos permanezca un sentimiento de amor incondicional. Un cariño que se forja en las peleas de niños que quisieron que sus juegos prevalecieran, que sus opiniones fuesen consideradas y que su presencia captara toda la atención.

No hay mejor regalo que un hermano

No hay mejor regalo de unos padres a sus hijos que la posibilidad de crecer junto a un hermano, de aprender a compartir amor, alegrías, enfados, juguetes y tristezas. Así, la convivencia con los hermanos brinda grandes aprendizajes pero, sobre todo, el de la unión de dos corazones.

Una unión que ofrece la posibilidad de aprender a cuidar, de no preocuparse solo por uno mismo y de velar por la seguridad y el bienestar del otro. Cuidar de un hermano no es comparable a nada más en la vida.

Puede que las circunstancias nos cambien o nos alejen de nuestros hermanos, pero sabemos que el amor permanece invariable a pesar del tiempo. En definitiva, aunque las prioridades cambien, un hermano lo es para siempre.

“Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera.
Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea,
porque, si entre ellos pelean, los devoran los de afuera”

-La Vuelta del Martín Fierro, de José Hernández-

Hermanas unidas por una trenza y abrazadas por la espalda
Las lecciones de vida que aprendemos de la mano de nuestros hermanos
Gracias a la relación con un hermano tenemos la oportunidad de asumir cientos de aprendizajes. Esto nos permite crecer siendo muy conscientes de la realidad que nos acompañará cuando salgamos del nido o del mundo real.

Aprendemos a tener en cuenta a los demás

No todo es como uno quiere y cuando uno quiere. Podemos dramatizar y generar el mayor caos jamás visto, pero la realidad es que tenemos que adecuarnos a las necesidades y las aspiraciones de los demás si queremos sobrevivir.

Aprendemos el valor de la permanencia y de las disculpas

Asimismo, sabemos que los agravios que nos hagamos en malos momentos se pueden solventar con un guiño cómplice o cualquier otro gesto apaciguador.

Los hermanos no necesitan decirse nada. Pueden estar sentados el uno al lado del otro sin sentirse incómodos y pueden calmarse sin mediar palabra.

En la relación entre hermanos el perdón está por encima de todo. No hay nada comparable a las miradas que intentan zanjar un agravio. La capacidad de perdón y de olvido es algo que completa el desarrollo de una persona, pues a partir de ahí se comprende que no hay distancias insalvables entre dos personas que se quieren.

Aprendemos a superarnos

Quien tiene hermanos sabe mejor que nadie que las cosas hay que ganárselas y que para uno mayor hay otro superior. Seguro que, si tuviste hermanos, creíste necesario competir con ellos.

Esa misma fuente de frustración y de ambición continua nos obligó y nos ayudó en su día a sacar lo mejor de nosotros. Algo de lo que, sin duda, recogemos hoy la cosecha.

Aprendemos de los errores

Compartir nuestra vida significa hacer lo propio con los errores y los logros. Sus meteduras de pata son, de alguna forma, también nuestras. Al igual que sus éxitos, los cuales recordamos con el tiempo como uno de los sabores más dulces de nuestra vida.

Aprendemos a compartir

Compartir significó ceder el espacio, los juguetes y la ropa; pero también fue ofrecer parte de lo inmaterial, parte del amor y la atención de nuestros padres, parte de nuestro destino y de nuestras metas.

Asimismo, la relación entre hermanos nos hace comprender la importancia de replantearnos nuestras prioridades de manera constante. De alguna forma, cuando tienes hermanos sabes que no hay nada que sea tuyo al 100%, aunque reclames que lo sea con todas sus fuerzas.

Aunque esto era objeto de disputas interminables, en el fondo daba lo mismo, pues tener alguien con quien compartir alegrías y desdichas no tenía (ni tiene) precio.

Aprendemos a vivir fuera del efecto tiempo
Sabemos que en la vida hay ciertas cosas que son totalmente atemporales. Por eso, pasen los años que pasen, seguiremos compartiendo bromas familiares, risas, penas, llantos y alegrías de manera invariable, pues la unión fraterna permanece inmutable por siempre.

Te recomendamos leer: 10 minutos de risa al día puede darte muchos beneficios. ¡Sorpréndete!

Aprendemos a trabajar en equipo

Hay un proverbio chino que viene a decir que cuando dos hermanos trabajan juntos las montañas se convierten en oro. La clave de nuestro éxito está precisamente en aprender a cooperar y en entender que no hay fuerza que tenga más poder que el alcanzar el entendimiento y la unión por un objetivo común.

Gracias a la relación con nuestros hermanos aprendemos que toda diferencia es salvable siempre que pongamos interés en ello y estemos dispuestos a cooperar. En definitiva: la unión hace la fuerza.

Aprendemos a amar de manera incondicional

Por último, tener un hermano te enseña a amar sobre todas las cosas, a amar a alguien que no siempre te dice lo que quieres oír, que te molesta, que te incordia, que te enfada, que quiere lo que tú quieres e intenta por todos los medios conseguirlo.

Por todo esto, un hermano es un amigo que no ha sido necesario escoger, una figura irreemplazable y esencial en nuestra vida. Por eso no hay otra unión como la de hermano a hermano…

9 Comments

  1. Susana Avila

    Susana Avila

    15/07/2016 at 17:45

    Muy cierto yo amo a mis hermanos y mucho

  2. Cirla Oriana

    Cirla Oriana

    16/07/2016 at 00:41

  3. MIRTA ELENA ZARLENGA

    17/07/2016 at 02:33

    MUY BUENO.

  4. lorena insaurralde

    17/07/2016 at 16:00

    lamentablemente de mis hermanos carnales nunca aprendi nada solamente agreciones ahora en este momento de la vida estoy aprediendo de mi hermano carnal mayor nuevas experiencias de vida y me va encaminando enseñandome a aprender a vivir nuevamente encarando nuevos horizontes
    cuesta pero va marchando

  5. lorena insaurralde

    17/07/2016 at 16:01

    gracias por estar hay

  6. Rosa Maria Garza

    Rosa Maria Garza

    15/11/2016 at 10:56

    Qué buen articulo

  7. Claudia Schrotlin

    Claudia Schrotlin

    28/11/2016 at 14:11

    Q están al dope jejeje

  8. Claudia Schrotlin

    Claudia Schrotlin

    28/11/2016 at 14:12

    Por lo general es MEJOR la amistad q la familia misma…. Obvio lo hablo con mi experiencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.