; LÁNZATE A LA PROACTIVIDAD | Evolución consciente

Crecimiento personal

LÁNZATE A LA PROACTIVIDAD

By  | 

” El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”.

Es una buen refrán qué nos lleva inmediatamente a preguntarnos ¿ y por qué?.

Se trata ni más ni menos que nuestros comportamientos no son más que la ejecución de respuestas aprendidas, que quizá alguna vez nos fueron útiles, pero que a pesar de dejar de serlo, no conseguimos modificar.
Estamos HABITUADOS a esas respuestas.

PROACTIVIDAD

Tendemos a asociar el término proactividad con adelantarnos a los acontecimientos, con movernos hacia lo que queremos, en lugar de esperar sentados, a que las cosas nos ocurran, pero el término va más allá.

La proactividad es asumir la responsabilidad de nuestra propia vida, con todo lo que eso conlleva.

Y encontramos que la palabra “responsabilidad” esconde en su significado: “responder con habilidad”.

Así que ser proactivos, supone encontrar la respuesta más hábil para dirigir y vivenciar, nuestra propia vida.

En la otra cara de la moneda tenemos la REACTIVIDAD, la reacción pura y dura a lo que nos sucede, el piloto automático, el determinismo…

Podemos encontrarnos con tres tipos de determinismo:
El determinismo genético: ” La culpa es de mis abuelos”, de mi ADN… con estos genes que he heredado no puedo hacer otra cosa…

– El determinismo psíquico: ” La culpa es de mis padres”, de mi educación, de mis traumas, de la niña rubia de infantil que me marcó para siempre…si ya lo decía Freud…. Y es que hay una diferencia entre nuestros aprendizajes, nuestras tendencias a responder de determinada manera, nuestra personalidad, nuestros puntos débiles….y la negativa a evolucionar, a superarnos, a aprender de nuestras respuestas desadaptativas e incorporar otras más eficaces…

– El determinismo ambiental:” La culpa es del tiempo, de mi marido, de la crisis, del gobierno, de la tecnología….del mundo entero que conspira contra mi…” No negaré que es infinitamente más cómodo culpar de nuestras desgracias a cualquier cosa ajena a nosotros mismos, pero…..¿ realmente es efectivo? ¿ Realmente soluciono algo? ¿ Acaso la sensación de impotencia que produce, no es más desagradable que intentar actuar en las cosas que sí puedo actuar?

Leamos a Viktor Frankl , neurólogo y psiquiatra judío cuya amarga experiencia en campos de concentración, le llevó a comprobar que entre el ESTIMULO y la RESPUESTA, hay algo con lo que sólo cuenta el ser humano: ” La libertad última”.
Esta se puede desgranar en una serie de recursos, propios de nuestra especie, que nos permiten, por adversas que sean las circunstancias en las que nos vemos envueltos, no sólo superarlas sino salir fortalecidos y “reprogramados” de ellas. Son las siguientes:

  • Autoconciencia
  • Imaginación
  • Conciencia moral
  • Voluntad Independiente

Nuestro Lenguaje

Trabajando sobre nuestro lenguaje, modificándolo, modificamos nuestra representación del mundo y por tanto nuestro comportamiento.

Examina tu lenguaje cuando te encuentras ante una dificultad por pequeña que esta sea, ¿ Qué frase de la pareja que te muestro a continuación utilizas con mayor frecuencia?:

  • No puedo hacer nada al respecto / Examinaré mis alternativas
  • Yo soy así / Voy a enfocarlo de otra manera
  • No lo permitirán / Quizá cambien de idea si lo explico diferente
  • X me altera profundamente / Controlo mis emociones
  • Sí ocurre…… / Pase lo que pase

Si mayoritariamente tu patrón de respuesta es el que refleja la primera opción de cada pareja, te comportas de forma reactiva…pero ya sabes, utiliza tu autoconciencia para darte cuenta de que estás actuando así, tu imaginación y creatividad para buscar una respuesta más adaptativa, tu conciencia moral como guía y tu voluntad independiente para elegir llevar una vida más plena.

Círculo de preocupación y círculo de influencia

Piensa ahora en las cosas que te preocupan habitualmente, en esas en las que inviertes tu energía….

Existen dos tipos de preocupaciones: Sobre las que tenemos algún tipo de control y sobre las que no. Las primeras están dentro de nuestro círculo de influencia y las segundas pertenecen al círculo de preocupación.

Ante una misma situación, si la desgranamos, veremos que hay cosas que quedan dentro de nuestro círculo de influencia y otras que quedan fuera.

Por ejemplo, ante una situación objetiva de desempleo, los datos del paro, la reforma laboral…quedan bastante alejadas de nuestra zona de influencia, sin embargo, la renovación profesional, el aprendizaje de nuevas capacitaciones, la redistribución de nuestro tiempo…entran de lleno en nuestra zona de influencia, nos devuelven el poder de actuar por encima de las circunstancias, nos empoderan.

La zona que delimita ambos círculos es móvil, de manera que si ponemos nuestros esfuerzos en la zona de influencia, conseguimos que esta sea más grande. Del mismo modo que si nos centramos en el círculo de procupación, nuestro poder y control van menguando.

Es por ello que las personas proactivas, se centran en agrandar su zona de influencia en los tres tipos de situaciones con los que nos podemos encontrar:

  • Situaciones de control DIRECTO: Aquellas que nos afectan a nosotros mismos, a nuestra conducta, a nuestros aprendizajes.
  • Situaciones de control INDIRECTO: Las que afectan a la conducta de los otros, nuestros jefes, familias, amigos, clientes…. No podemos cambiar a los demás, pero podemos ampliar nuestras habilidades sociales, nuestra empatía, nuestra comunicación, nuestra persuasión…
  • Situaciones de INEXISTENCIA de Control: Situaciones meteorológicas, hormonales, situacionales…. no podemos actuar sobre ellas, pero la actitud que tengamos ante las mismas, sin duda, pertenece a nuestra “Voluntad última”

¿ Cambias tú o cambio yo?

Cuando no nos sentimos bien en una circunstancia, en una situación, en una relación…. es obvio que se necesita un cambio.

La persona proactiva se dará cuenta de que tiene que tomar la responsabilidad de efectuar un cambio en su circunstancia personal, de elegir las modificaciones necesarias, en si mismo o en el entorno en el que actúa, para salir de esa situación.

La respuesta reactiva es la que damos cuando esperamos que cambie lo de alrededor, nos toque la lotería, se jubile nuestro jefe, nuestra pareja nos entienda… mientras no hacemos nada diferente….para entonces alcanzar la felicidad.

Si quieres leer más sobre cómo tu actitud cambia tu realidad lee este artículo

Las publicaciones son de autores muy interesantes que hemos leído y que compartimos para el beneficio de muchas personas que necesitan ayuda. Si tu eres uno de esos autores y consideras que tu articulo no debe estar en nuestro blog, por favor escríbenos y lo retiraremos sin problemas

4 Comments

  1. C

    28/01/2016 at 03:10

    Muy interesante el tema y es cierto cuando nos dejamos llevar de patrones aprendido y vamos madurando todo se nos complica y decimos porque hastan que nos tropezamos con la misma piedra comenzamos a despertar, gracias por acortarnos el camino con este tema que para mi es de reflexion y aprendizaje.

    • Rosa Ruiz

      28/01/2016 at 06:40

      Gracias a ti! Un abrazo…

  2. Jade Estrella Abad

    Jade Estrella Abad

    21/07/2016 at 00:15

    me gusto la frase, muy buena! jejejejeje

  3. Jary Elizondo

    Jary Elizondo

    25/07/2016 at 02:10

    Holly Diaz

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.