; LA ECUACIÓN EMOCIONAL DE LA MUERTE | Evolución consciente

Conexión con el Ser

LA ECUACIÓN EMOCIONAL DE LA MUERTE

By  | 

La muerte es uno de los procesos que más dudas suscita, aun son muchos los interrogantes que se agolpan tras ese escueto instante en el que todo cambia y nosotros somos el protagonista y único actor de esta comedia. Tanto si ya tienes integrado cierto conocimiento, o si no lo tienes, a la hora de la verdad, lo que hará que el proceso sea correcto o incorrecto, es nuestro estado emocional.

Antiguamente, lo que más se valoraba a la hora de morir, no era la cantidad de lujo que acompañaba al sepelio, cuál iba a ser tu epitafio o si el respeto que infundías era gradual a la cantidad de personas que lloraban sobre la caja. Lo importante y lo esencial siempre fue morir en paz. ¿Por qué? Muy sencillo, porque ese estado de paz, de emoción equilibrada, era esencial para tener la suficiente lucidez en el otro lado, ya que aquellos que hacían su tránsito de este modo, casi se aseguraban un lugar en el “cielo”.

Tras la muerte el mecanismo que va a graduar nuestra posibilidad de “elevar” nuestra conciencia, será nuestro estado emocional. Las emociones o los apegos asociados a emociones, jugaran en nuestra contra, ya que si no estamos preparados para soltar ciertos apegos o trascender ciertos estados emocionales, estaremos pidiendo a gritos volver a repetir este ciclo. En nuestro planeta contamos con una particularidad, y es que existe una inducción (provocación) a generar ciertas bandas de frecuencia vibracional concreta.

Tenemos particularmente, el doble de esfuerzo, ya que hay unos intereses muy concretos que tratan de impedir que salgamos de esas bandas de frecuencia. Salir de esa banda que prácticamente obliga a reencarnar, pasa por llegar a nuestro proceso de muerte con los deberes hechos.

Las programaciones mentales arrastran al individuo a la condición de miedo y culpa, estos estados son los más pesados y complicados de trascender, en ellos se encierra gran parte de este mecanismo de trampa reencarnatoria. Otros factores no ligados a las emociones, son los conceptos que aprendemos durante nuestra vida, y que los asumimos del propio uso, como son la linealidad y la direccionalidad.

Se nos ha programado a actuar de forma lineal y siempre en una dirección, para ir del punto A al punto C, hay que pasar por el punto B, esto se traduce en que si te dicen que ir hacia el túnel o la luz, es lo erróneo, colapsemos y pensemos que ya no hay sitio donde ir, que nos perderemos o que quedaremos atrapados por siempre en la nada.

Pensar que al morir hay que desplazarse alguna parte, hay que ir aquí, o allí, ya de por sí, es erróneo, ya que el sistema natural es mucho más sencillo y no necesita un GPS. Pensar en este pequeño proceso como algo complejo, que hay que saber dónde ir y con quien hablar, a quien hacer caso, pensar si ese es quien dice ser, o si en realidad, quizás es otra cosa, no nos ayuda tampoco. Las comeduras de coco, no son de alguien que afronta este pequeño transito con la mayor lucidez.

Morir no es un trámite burocrático, no hay necesidad de preguntar a nadie, no es necesario tampoco que te guíen o te acompañen. Ten siempre presente, que todo lo que sea natural, será siempre sencillo, no necesitara conocimiento y seguro que ya lo sabes, no es algo que tengas que aprender o que alguien te tenga que enseñar.

Lo que funciona es siempre lo más sencillo.

El conocimiento es muy importante, pero no esencial para afrontar algunos retos como este, que es puramente instintivo e intuitivo (se sabe / se siente), igual que no traías un manual de instrucciones titulado “donde ir para nacer” tampoco necesitamos nada para terminar tus días en este invento llamado vida.

Pensad por un segundo, que nadie (ningún creador) crearía un proceso tan complejo, para algo tan frecuente y natural como es morir, todo en el universo, en la naturaleza, en nuestro organismo, en nuestra realidad cotidiana, nace y muere, se crea y se destruye. Nos han programado para temer este momento, nos programado para confundirnos, para despistarnos, para centrar nuestra atención y darle importancia a lo que no lo tiene.

Toda una vida trabajando para acumular cosas que no te podrás llevar, y sin embargo, lo que de verdad si te llevas, las emociones, no las trabajas y luego pasa lo que pasa, aquí otra vez.

Estarás pensando… ¿pero la reencarnación no era una trampa, entonces?

La reencarnación no es obligatoria, nadie te obliga, otra cosa es como te convencen, a pesar de esto, si existe esta trampa y cada vez son más los que están convencidos de ello, lo bueno es que es sencillo eludirla.

En nuestra contra jugaran básicamente dos cosas, nuestra mente, que puede ser engañada y nuestras emociones, que son empujadas a un rango concreto, que si son densas, será muy difícil trascenderlas y salir en el momento.

La trampa básicamente lo que produce es que todos los planos constreñidos a unas frecuencias vibratorias muy concretas y densas sean lo único que percibes y con ello solo a los entes que allí habitan.

Estas frecuencias vibratorias bajas, están asociadas a estados emocionales, los cuales se sintonizan automáticamente a esas bandas de frecuencia más densas, esto es realmente lo que es la matrix.

Estas frecuencias densas necesitan un entorno denso, físico y material, para que sea posible sostenerlas, digamos que lo uno, va unido a lo otro. Estas frecuencias densas precisan una ingente cantidad de energía, por lo tanto nuestro estado necesariamente tiene que estar inducido constantemente a esos estados, para que la realidad física, material, aplicada a esos rangos de vibración se mantenga. Para ello esa energía debe ser generada y nosotros somos ese generador, que no solo alimenta a estos seres, sino que sostiene este sistema y otros aún menos evidentes.

En este caso la película Matrix juega en nuestra contra, ya que una alegoría ha sido tomada de forma literal, lo cual genera una ingente cantidad de errores. La simulación informática presentada como una holografía física a la cual estamos literalmente enchufados no puede ser tomado tal cual, sino que debe ser una mera referencia conceptual, si de verdad fuera este film tan literal, ¿Creéis qué se hubiera llegado a proyectar? Evidentemente no, por lo tanto no es un documental, sino una referencia conceptual a la que extrapolar a la realidad física, que si es verdad que existe, pero qué está asociada y artificialmente sujeta, a unos estados físicos en unas bandas de frecuencia y vibración muy concretas.

De hecho, el arranque de esta película es per se, una trampa, ya que al protagonista se le obliga a elegir sin libertad, entre dos opciones (dualidad) las cuales ninguna de ellas esconde una libertad real, sino dos opciones incorrectas, ya que la libre elección real, permite trascender ambas opciones.

También el concepto “crear tu realidad” está íntimamente asociado a estas bandas de frecuencias, por lo tanto, todo lo que escape a estas frecuencias cuesta mucho materializaras, el único modo, es modificar entre todos el rango de esta frecuencia, para que nuestra inducción creativa esté más cerca de las frecuencias que emitimos de forma natural (llámalo equilibrio) si deseas crear paz, armonía y amor. En un rango como el actual, que está preparado para materializar rápidamente ira, odio, miedo o culpa, necesitaras un sobresfuerzo (dedicación exclusiva) y una intención cristalina para que tu voluntad haga que aquello que te propones se materialice, por eso la mayoría de las veces no logramos esa utopía.

Los rangos de frecuencias más elevados no requieren tanta energía y son bastantes más poderosos (más fuerza) que los densos, por eso a aquello a lo que llamamos “mal” tiene tanta hiperactividad, porque es una energía menos poderosa (menos fuerza) y por consiguiente muy sencilla de transmutar.

Por tanto requiere más dedicación, más acción y más drenaje energético, que es sacado casi en exclusiva de nosotros. El “bien” por contra es más sencillo de generar, no precisa grandes infraestructuras, ni gran cantidad de energía, y una pequeña porción es más poderosa que una gran cantidad de “mal” por eso la suma de pequeños gestos de buena voluntad, pueden hacer que rápidamente se dé la vuelta a la tortilla.

Vivir en un entorno tan complejo y con tantas energías densas, nos atrofia y nos enferma, literalmente nos mata. Vivimos permanentemente luchando por sobrevivir, nuestros sistemas energéticos sutiles y corporales luchan por reponer y equilibrar sus sistemas, pero este estrés acaba enfermándonos.

Nuestros cuerpos sutiles no son capaces de reconstruirse debidamente, se debilitan y propicia que cualquier parásito pueda entrar cuando quiera y sacar provecho de nosotros, lo que genera más estrés y más enfermedad. El sufrimiento acaba estando ligado con todo esto, desde que empezamos a tener un mínimo de conocimiento, perdemos nuestro escudo y entramos en esas frecuencias bajas, las cuales hacen que nos sintonicemos con emociones ligadas al sufrimiento, que a su vez, al no lograr purgarlas debidamente acaban acumulándose, generando más y más emociones densas, que provocan lo que conoces como enfermedad, vejez y muerte.

El gasto de energía que requerimos para sobrevivir en estos estados de vibración son tan altos que no nos da tiempo a reponernos, esto sumado a todos los factores ambientales que generan más depresión autoinmune, acaba favoreciendo el colapso y la muerte.

Lo curioso es que todo esto que parece pintarse muy negro, es lo que tenemos asumido como normal, nacer, crecer, enfermar constantemente (desde que nacemos hasta que morimos) envejecer y morir, es lo que socialmente hemos asumido como normal, cuando no debiera ser así, al menos en lo que deriva al sufrimiento, la enfermedad y por supuesto el miedo. Lo que nos lleva de nuevo a la reencarnación y el proceso de trampa o salir de ella.

Emoción = Vibración + Frecuencia = Destino.

Al principio decía que ese estado de paz, era quid de la cuestión, que antiguamente era lo que instintivamente iba ligado con la salida de este sistema y ligado a ese hipotético cielo, en el que todo es perdón, amor y paz, estas tres palabras nos dicen las frecuencias emocionales con las cuales tenemos que abandonar este “mundo” porque al sintonizar esas frecuencias emocionales, automáticamente serás atraído a realidades, dimensiones o densidades (elige) en las cuales invariablemente encajaras como un guante y los seres que habiten esas frecuencias serán por defecto, afines a ti. Como veis, esto no implica ir a ningún lado, pasar por ningún túnel, buscar una luz o esperar que venga la abuela, Jesús o el que sea.

No hace falta, por el contrario, si tomamos esta transición con cacaos mentales, emociones contrarias, confusas, inestables, en las cuales entran dentro del rango que conoces como “matrix” seguramente te sera difícil salir, da igual que eludas a los señores del Karma, que no confíes en nadie, bien sean familiares o iconos religiosos, o metafísicos, aunque tu voluntad sea, no ir a ningún túnel o no hacer caso a nadie, esto supone que estarás pululando por una realidad afín, sintonizada a tú frecuencia emocional, ya que estarás vibrando acorde a lo que sientes y te encontraras con seres que solo vibran en esa frecuencia, con lo cual aunque no los consideres afines en un primer término, sienten lo mismo que sientes tú e irremediablemente se sentirán atraídos por ti.

La ecuación que aplicamos es bien sencilla, nuestro estado emocional, emite o vibra a una determinada frecuencia y esa emisión es la que nos transporta a un plano por simple afinidad o ley de atracción (como desees).

Esto puede ser prácticamente instantáneo, sobre todo en frecuencias emocionales muy concretas (altas) pero en estados confusos y de contradicción, como son los habituales a la hora de hacer este tránsito, nuestra brújula interior, requiere un poco de “tiempo” por así decirlo, para localizar esa frecuencia de afinidad, hecho que aprovechan para cazarnos.

De todas formas el mero hecho de estar en esos estados de escasa lucidez, son los que propician que caíamos en la trampa, ya sea para rencarnar o para quedarnos pegados a cualquier cosa, ten en cuenta que si te quedas pegado a nuestra realidad, tarde o temprano terminaras necesitando parasitar a alguien ya que te encontraras en un estado de desconexión, con lo cual acabaras necesitando de esa energía de los “vivos” y acabaras pegado a alguien hasta que él te eche o tu tomes conciencia, lo cual no es lo habitual.

Esta frecuencia emocional no es algo matemático, una ecuación del tipo 2+2, porque vivimos en una constante marabunta de emociones y es complejo estar constantemente en equilibrio, tampoco es cuestión de ser un ser perfecto, pero al menos saber que no nos llevamos nada que no nos pertenece, para que a la hora de partir sea todo de la forma más natural posible.

Así es cómo se ordena el universo, estas frecuencias compartimentan y clasifican no solo a los seres que las sienten y las atraen, sino que una vez dentro de ellas construyes un mundo particularmente decorado acorde a lo que se siente. Evidentemente si sientes rabia o ira, y falleces en esas frecuencias no esperes encontrar prados, cascadas y unicornios, tendrás aquello que comúnmente se conoce como infierno.

¿Pero si el infierno no existe? Nadie creo el infierno, tal cual, pero si falleces lleno de odio, miedo o culpa, no esperes que lo que se crea en esos estados emocionales sea precisamente un paraíso.

Una vez en un estado de estos, en los cuales, tu solo, por tus medios eres capaz de hacer examen de conciencia (tomar conciencia) y traspasar esa frontera en la que las emociones, tus emociones, están provocando que estés limitado a una realidad ofuscada y sin salida, y todo se limite a transmutar y trascender eso que te lastra, o finalmente aceptar el comodín y repetir todo el proceso, reencarnar con las condiciones que quieran ponerte, las cuales no van a ser precisamente ideales, apechugar y volver a nacer, con la idea de no caer en los mismos errores, los cuales repetirás, por que básicamente no te acordaras de nada.

Así es como funciona este negocio, unos sacan provecho y otros hacen lo que pueden para eludir un sistema que va más allá de una vida llena de miserias y sinsabores, endulzado con algún momento memorable, que le hace a este trastorno más llevadero. La trampa esta en caer en la trampa emocional, creer o seguir a otros, sentirnos contrariados, confusos, apegados a algo o alguien.

Ellos tienen su interés, el interés en que vuelvas porque les eres más útil manando todas esas emociones toxicas, fuera no les sirves para nada, si sales, ellos son los que lo pasan mal, así que para sujetarte juegan con tu ignorancia y tu amnesia. Harán lo que sea, te darán el conocimiento que necesites, tomaran la forma que necesiten, te prometerán o te tentaran, te ofrecerán lo que sea, una vez te convenzan y elijas volver, no te acordaras de nada, y es así como volvieron a salirse con la suya… Y créeme que funciona.

Como veis no es tan complicado, no hace falta ningún método, técnica, meditación, o leerse 300 tochos de metafísica, teosofía, filosofía o lo que sea, es mas te aseguro que todo eso te complicara más la vida y la muerte, porque llenara de pájaros tu cabeza y de contradicciones tus emociones. Tampoco digo que vivas en la ignorancia total y completa, pero las sobredosis nunca fueron buenas para nada, así que opta por relajarte, tomarte la vida un poco mas tranquilo, no te apegues a nada, ni sigas a nadie, porque al final iras donde él crea y no donde tú quieres.

Deslígate de esas figuras icónicas que en el otro lado pueden hacer que tropieces y caigas otra vez aquí, tampoco hagas caso a ningún sabio ya que aquel que cree que lo sabe todo, al final no sabe nada, y tú, solo tú, sabes dónde está tu hogar y es allí donde de debes ir e iras si sabes limpiarte de todo lo que hay aquí, sin necesidad de mapas, guías o túneles.

Hasta ahora este ambiente estaba viciado, y ya sabes lo que cuesta eliminar el tufo en ambientes así, es algo costoso y que lleva su tiempo. La alta concentración de energías densas puso toda la atención en este punto, porque este estado no solo nos enferma a nosotros, sino que crea esa especie de contagio que muy pocos están dispuestos a permitir, por eso miles de millones llegaron para airear un poco esto y hacerlo habitable de nuevo.

Un reino en el que el rey seamos todos, pero desinfectar lleva su tiempo y poco a poco lograremos entre todos hacer una buena limpia. Sé que hay informes de sensitivos y gente con capacidades que dicen que “Ya no hay trampa” que se está desmoronando. Hasta donde yo sé, esto sigue operando con total normalidad, si es cierto que están llegando energías nuevas que están comenzando a limpiar el astral, pero esto aún está muy verde, como para negar la mayor, todo esto funciona, y funcionara un tiempo que no puedo determinar, y no creo que pueda determinar nadie, es lo que hay.

Por otro lado aún hay millones y millones de desencarnados que siguen emitiendo a baja frecuencia, por lo tanto hasta que esto no se solucione no creo que se noten esos cambios a nuestro nivel. He podido comprobar que los grupos que trataban de “sanar” esto, no han conseguido gran cosa, por lo general, estos grupos que ayudan a desencarnados a ir a la luz, con ayuda de guías, etc…(rollo nueva era) lo único que hacen es llevarlos a la trampa, no están ayudando a nadie y si cabe lo están empeorando más aun, ya que los que caen en la trampa por lo general son reimplantados e hibridados, y los híbridos son de corte regresivo, con lo cual generan más bajas frecuencias.

Ya sabéis como es la trampa y los componentes que esencialmente actúan para que esta se lleve a cabo con éxito, sabéis también lo necesario para no quedar pegado a esta realidad y sabéis como el astral hay una gran mayoría de seres que no quieren ayudarte realmente, por lo tanto, estas solo en una jungla llena de bichos de todo tipo.

También sabéis como eludir esta trampa y como salir de esta matrix de control mental/emocional, y que básicamente depende de vosotros, no es tanto lo que sabes, si no lo lucido y consciente que estés.

Como es lógico, el modo en como lleguéis a esa transición hará que os resulte más o menos sencillo, morir en estados alterados, accidentes, enfermedades largas, llenas de narcóticos o medicamentos, os pondrán las cosas más complicadas, pero aun así, si te tomas tu tiempo, para darte cuenta de lo que pasa, y recobrar tu lucidez, podrás sacar de ti esas emociones contrarias y salir completamente libre.

Como siempre, no esperes a que algo ocurra, empieza desde ya a trabajar en ti, a limpiar todos esos rencores, rechazos, envidias, limpia toda toxicidad emocional, no persigas razonamientos o verdades que solo te acomodan, evitar seguir culpando a otros, la libertad va ligada a la responsabilidad de nuestros actos, mientras sigamos comportándonos de forma egoísta y fomentando los valores que aporta el sistema, seguirás siendo carne de cañón.

5 Comments

  1. Neilyn Valero

    Neilyn Valero

    31/03/2016 at 13:28

    Brunilda Galiz♡

  2. Rosamelia Hernández

    02/04/2016 at 14:32

    Excelente artículo, me gustaría saber más sobre el tema. Gracias

  3. Herlinda Najera

    Herlinda Najera

    13/04/2016 at 23:14

    Muy interesante e importante analizarlo, hay q evolucionar para nuestro beneficio especialmente el tema de la muerte. Gracias

  4. Araceli Lopez Marquez

    Araceli Lopez Marquez

    27/04/2016 at 02:11

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.