; HERRAMIENTA DE PODER PARA EL CAMINO | Evolución consciente

Crecimiento personal

HERRAMIENTA DE PODER PARA EL CAMINO

By  | 

Tenemos en nuestro interior el más valioso de los aliados y el más cruento de nuestros enemigos.

Dentro de nosotros se encuentra, siempre activo, incluso mientras dormimos, uno de los máximos responsables de nuestras decisiones, de nuestros actos, de nuestros olvidos, de nuestros recuerdos… en definitiva, de nuestras vidas.

Y aunque no lo parezca, está a nuestro servicio, sólo tenemos que hacernos amigos, sólo tenemos que conseguir aprender su lenguaje para conseguir una doma amable, y que cómo si de un bello caballo se tratase, nos acompañe, nos lleve veloz, hacia el lugar dónde conscientemente hemos elegido llegar…

Este bravo caballo, este al que no podemos domar por medio de órdenes y palos, sino con amor y coherencia, mediante el uso del lenguaje simbólico, es nuestro INCONSCIENTE.

Para evolucionar es imprescindible tomar las riendas de nuestra vida, es decir reprogramar nuestro inconsciente para que no se salga de la vereda, y para ello es preciso conocer sus características esenciales.

Para el inconsciente todo sucede ahora. Hay una ausencia de cronología en el inconsciente, lo que quedó sin resolver, lo que anhelamos conseguir, no sigue una línea temporal, para el inconsciente todo está sucediendo ahora.

Cuando tenemos un conflicto y lo dejamos sin resolver, cuando miramos hacia otro lado, este permanece latente pase el tiempo que pase, y continúa en activo porque para el inconsciente no existe el pasado.

Para el inconsciente no existe diferencia entre la realidad interna y la externa y en caso de conflicto se guiará por la interna.

Imagina por un momento que abres la nevera, coges un limón, lo partes por la mitad mientras su jugo se desliza por tu mano. Ahora te llevas el limón a la boca y dejas que el líquido caiga en su interior…

¿ Qué ha pasado aquí y ahora en tus sensaciones? ¿ Has notado su acidez? ¿Te has estremecido solo de pensarlo? Esto ocurre porque para tu inconsciente tú te estabas comiendo ese limón.

Esto explica también parte del mecanismo de la depresión, una persona puede tenerlo todo en la vida, pero si en su realidad interna no lo percibe así, eso es lo que manda en su inconsciente.

El lenguaje del inconsciente es simbólico. El inconsciente trabaja con símbolos, se expresa con símbolos ( como ocurre durante los sueños) y la forma más contundente para reprogramarlo es, también, por medio del lenguaje simbólico.

¿ DÓNDE QUIERES LLEGAR?

“—Gato, ¿Qué camino tomo?
—Eso depende de dónde vayas
—No se a dónde voy
—Entonces cualquier camino es bueno.” (Alicia en el País de las Maravillas)

Si hemos adquirido la responsabilidad de llevar las riendas de nuestra vida, lo primero que debemos preguntarnos es ¿ Adónde queremos llegar? No importa que hagamos el camino por tramos, no importa que no tengamos una visión a largo plazo del objetivo final, de nuestro propósito…

Porque aunque no lo veamos está allí, esperándonos, alcancemos a verlo desde nuestra actual posición o no.

Es posible encontrarnos en un punto en el que sólo podamos ver un objetivo a corto plazo, pero aún así nos vemos incapaces de alcanzarlo, parece que sí, parece que nos dirigimos en la buena dirección, pero de pronto algo le pasa a nuestro caballo, se distrae, se entretiene, se pone a comerse las margaritas del camino del vecino, y nos perdemos…

Es en esos momentos cuando necesitamos nuestra herramienta de poder…

SÍMBOLO DE PODER: ANTEOJERAS,VISERAS,OREJERAS…

¿ Cómo conseguimos entrenar a un caballo joven para que no se despiste del camino, para que avance siempre adelante sin distraerse con lo que hay en los laterales del mismo?

Son esas cositas que se atan a las orejas y que funcionan como una pantalla para evitar la visión periférica, y que según el país reciben diferentes nombres.

Bien, pues ese mismo puede convertirse en tu símbolo de poder.

De la misma forma que las orejeras, que es el nombre utilizado en España, será la orden simbólica que le vamos a dar al inconsciente para que avance hacia el objetivo, este, puedes simbolizarlo como la zanahoria que le colocan a los burritos delante para que no se detengan.

Lo que estamos realizando es un Anclaje, estamos programando nuestro inconsciente para que ante la visualización de una zanahoria sintamos la necesidad de avanzar hacia lo que de verdad importa, hacia lo que es nuestro sustento, nuestro alimento.

Lo programamos para que en el momento en que nos visualicemos colocándonos una orejeras, nuestro simbómico caballo que es nuestro inconsciente, pierda de vista toda distracción.

Así, cuando sientas que te apartas de aquello que te conduce al objetivo, que te distraes con circunstancias que no tienen que ver contigo, con demandas de otros, con paradigmas de otros, con tu propia realidad interna distorsionada en forma de miedos, creencias limitantes, o baja autoestima, reprogramate.

Visualiza tu zanahoria, tu objetivo, la meta que te has propuesto en un acto consciente de avanzar hacia lo que si que es tuyo, tu propia evolución.

Colócate las orejeras de manera simbólica, visualizalas, siente como pierdes tu visión periférica, las llevas y sólo ves el objetivo…

Y tu caballo ya no se va a despistar, sin detenerse te va a llevar exactamente dónde tú quieres ir.

Las publicaciones son de autores muy interesantes que hemos leído y que compartimos para el beneficio de muchas personas que necesitan ayuda. Si tu eres uno de esos autores y consideras que tu articulo no debe estar en nuestro blog, por favor escríbenos y lo retiraremos sin problemas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.