; El oráculo del tibet | Evolución consciente

Conciencia Espiritual

El oráculo del tibet

By  | 

Los budistas tibetanos emplean todavía un asombroso proceso con el oráculo, a fin de asegurarse de que el médium no esté fingiendo una canalización en vez de canalizar realmente al oráculo. El dharma (sendero o camino) de la religión budista tibetana y el antiguo gobierno del Tibet siempre se han guiado por el Oráculo Nachung.

El Oráculo Nachung ha proporcionado orientación que Su Santidad, por varias encarnaciones, utilizó para conducir al pueblo tibetano. El oráculo es canalizado por un monje que ha pasado por varias pruebas, con las cuales queda asegurado que es un canal límpido y que puede conectarse con la energía específica del Oráculo Nachung.

En 1987, Gawain y yo estuvimos en Dharamsala, en el norte de la India, para visitar a un amigo que trabaja para Su Santidad, el Dalai Lama. Dharamsala es la sede del Dalai Lama y su gobierno en el exilio. Nos encantaban los rostros serenos de los tibetanos, sus ruedas de oración, ver a los monjes practicando su destreza para el debate en el patio, frente al templo del recinto donde vivía Su Santidad, y la palpable espiritualidad que exudan los tibetanos. Había un profundo gozo y un antiguo reconocimiento al estar en esta cultura nuevamente. Nuestro amigo nos llevó al templo del Oráculo Nachung. Por entonces la silla del Oráculo estaba desocupada desde hacía seis años. Se nos dijo que tres monjes, que parecían tener potencial para contener la energía del Oráculo, estaban en proceso de prueba para el rol de médium.

El médium que capta el Oráculo entra en trance completo; la energía del Oráculo es muy poderosa. Vimos fotografías del último Oráculo Nachung bailando y girando con su pesado atuendo. La energía del Oráculo da al médium una fuerza enorme mientras se encuentra en trance. De hecho, es así como los tibetanos se aseguran de que el ser pesonal del médium está totalmente fuera de acción y sólo el Oráculo está comunicándose. En cuanto el médium cae en trance y se presenta el oráculo, dos monjes asistentes le ponen un yelmo en la cabeza y se lo sujetan con una gruesa correa. El yelmo es sumamente pesado y sólo la energía del Oráculo puede sostenerla

. Los asistentes están especialmente entrenados para reconocer la presencia del Oráculo y colocar el yelmo en cuanto éste se presenta, pero no antes. De igual modo, deben saber con certeza cuándo se ha retirado su energía, para retirar rápidamente el yelmo al médium. Si el médium tratara de fingir una canalización, fingiendo caer en trance y haciendo una declaración sin la presencia del Oráculo, se le quebraría el cuello. No hay peligro de que el médium trate de manipular desde sus niveles personales mientras canaliza al Oráculo Nachung. Canalizarlo es muy penoso y los monjes que son escogidos como médiums no viven mucho tiempo.

Nuestro amigo nos llevó a una habitación trasera del templo, donde se guardaban en vitrinas los elementos tradicionales, incluido ese yelmo. En ese cuarto pequeño y polvoriento, la energía era muy potente. Tengo una profunda afinidad con el budismo tibetano, nacida de muchas vidas pasadas en esa cultura; de pie en ese templo, rodeada por sus pertenencias materiales, comencé a abrirme a la energía del Oráculo Nachung. Fue como un estallido. Las palabras, las imágenes y la poderosa energía que comenzaron a fluir a través de mí eran distintas a cuanto había sentido en mi vida. Experimenté el increíble dolor y la ira indignada del Oráculo por lo que había pasado con el dharma y con el pueblo tibetano bajo el régimen chino.

La energía era demasiada. Demasiado el dolor. Demasiada la ira. Me tambaleé y estuve a punto de caer. Gawain me sujetó, sacándome del templo a rastras. Estaba tan aturdida por lo que había visto que no podía caminar; sólo veía las imágenes de sufrimiento que se me habían mostrado. Gawain me condujo lejos del templo, en tanto yo trataba de liberar esa energía. Gradualmente fue pasando y volví en mí. Un mes después de nuestro re¬greso a Europa supimos que se había elegido a un monje para encarnar el Oráculo. Con frecuencia pienso en ese monje con asombro y compasión por el papel que le toca desempeñar en el juego del despertar.

Los médiums elegidos para canalizar por los tibetanos, así como otros cargos sagrados de religiones pasadas y presentes, generalmente deben demostrar algún talento innato o desarrollado en el terreno de los dones psíquicos o curativos. El shamán tradicional suele haber tenido en su infancia una experiencia que lo señaló para el rol de guía espiritual del pueblo. Puede haber sido una enfermedad, acompañada de una elevada fiebre que produjo visiones, un golpe en la cabeza o un acontecimiento emocionalmente traumático, que dejó sus cicatrices y la capacidad de pasar a otras realidades para traer energía curativa y mensajes a su pueblo.

La canalización de la que hablamos en este libro no requiere una habilidad especial. Nuestro énfasis no cae so¬bre la exactitud del mensaje, sino en la conexión de la persona que canaliza experiencias.

La canalización nos interesa como técnica para restaurar y/o profundizar la relación personal con Dios, con la Fuente, con el océano transpersonal de conciencia del que todos formamos parte. Nos interesa como método para abrir y explorar aspectos de nuestra propia conciencia que, por lo general, no están al alcance de nuestros niveles habituales. Te ofrecemos la técnica para que puedas descubrir las maravillas que están dentro de ti y experimentar una verdad más profunda de lo que realmente eres. La canalización es una manera de sintonizar tu propia naturaleza divina. Como tal, merece ser tratada con el re¬peto y la atención que dedicarías a cualquier experiencia sagrada.

La información, los mensajes, la guía que puedes recibir durante la experiencia, tienen una importancia secundaria. Te pediría que los tomaras como una “segunda opinión” a ser verificada con tu propia experiencia de la vida. Puede ser adecuado o no que sigas la orientación ofrecida en la canalización. Eres tú quien debe decidir. Confío en que uses esta herramienta con prudencia, en bien tuyo y de cualquier otra persona para la que puedas canalizar. Confío que el respeto por ti mismo generará el adecuado respeto por otros; así reconocerás a cada Ser como creador de su propio destino, sin intentar disminuir de modo alguno su poder personal. Confío que este libro te haya llegado porque era apropiado que se te diera esta información. En nuestra época se están entregando al pueblo los antiguos secretos.

Nos hemos preparado para este momento. Ahora hace falta el equipo. Sólo debemos confiar en nosotros mismos.

1 Comment

  1. Ayurveda Atman

    Ayurveda Atman

    15/04/2016 at 13:00

    Love it!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.