; El camino acertado | Evolución consciente

Conexión

El camino acertado

By  | 

En ocasiones, los dilemas de la vida no se enfocan directamente en que uno se pierda a lo largo del camino, sino en dónde se encuentra el camino!

Muchos de nosotros buscamos desesperadamente encontrar nuestra misión en esta Tierra, pero todo lo que nos rodea nos distrae de dicha misión: los medios, la publicidad, el capitalismo, el consumismo, las religiones, etc.
Eso no desaparecerá, y hay que aceptarlo.

Se trata de aprender a vivir con ello sin involucrarnos, sin sufrirlo y sobre todo, aprendiendo de ello.

Una vez comprendido que todo aquello que nos rodea es “basura distractora”, es hora de ponernos en marcha para descubrir nuestra misión.

La primera pregunta que debemos hacernos es:
¿Para que soy bueno?
Y las respuestas serán muchas, porque todos los seres humanos gozamos de abundantes capacidades, llegarán a la mente cosas como:

Soy bueno para:

– Escuchar.

– Hablar.

– Explicar.

– Dibujar.

– Calcular.

– Bailar.

– Reparar.

– Leer.

– Cocinar.

Entonces…..¿Cuál es el camino que debo tomar?

Y la respuesta es tan fácil, que nadie la ve, porque los seres humanos somos expertos en complicarnos la existencia.

El camino que debo tomar es aquel que nos permita hacer aquello para lo que somos buenos, que nos mantenga felices y plenos.

Y muy tomada de la mano viene nuestra lección de vida, lo que venimos a hacer y lo que venimos a aprender.

Que lo que hagas día con día te llene a todos los niveles para que generes más felicidad y puedas con ello hacer algo por los demás.

Una advertencia importante es que puede suceder que nuestro oscuro ego nos invite a pasar por encima de otras personas, dañar a otras personas, querer ser más que otras personas, ganar más dinero que otras personas…..y esa ya no parte de tu misión.

Cuando tu misión envuelve felicidad y un bien que haces a la gente, a la tierra, a un grupo de personas, a la sociedad, tu comunidad, una causa, ayuda, animales, naturaleza, medio ambiente, es porque tienes las características innatas para esa labor, donde sentirás una total conexión con lo que haces y que estás entregando de regreso lo que se te es dado.

Todos y cada uno de los que llegamos a este mundo somos importantes, porque tenemos las herramientas, cualidades, etc. El haber nacido en un lugar en específico y no en otro involucra nuestra misión, nuestra raza y nuestra cultura, nada es al azar, todos somos importantes; el hecho es que nuestras energías se corrompen al no vivir de acuerdo a lo que fuimos hechos, una flor no puede ser otra cosa, que belleza.

Quizá en este momento a tus 20, 30 o 40 años estas intentando averiguar cuál es tu carrera, tu trabajo, si el matrimonio es lo adecuado para ti o no, o si debes tener hijos o no. Quizá quieras cambiar tu vida pero no tienes claro hacia dónde ir, como empezar. He visto como la gente cambia radicalmente sus carreras, terminan relaciones o matrimonios destinado al fracaso y que rompen con todo lo que conlleva una vida estable pero superficial. Porque comienzan a sentir que lo que habían hecho antes ya no los llena, ya no tiene sentido y se necesita volver a empezar, con la dirección correcta!

La dirección correcta está relacionada con tu destino en esta vida, intuitivamente ya sabes cuál es tu propósito pero sucede con frecuencia, que llegamos a estar muy distraídos y confundidos que nos perdemos el camino. La dirección correcta es sintonizar con todo lo que eres tú en esencia, con todo lo que tienes para dar y al sintonizarte con esta energía podrás tomar decisiones y retomar la energía que ya se encuentra en movimiento.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.