; BAILA CON EL ARCO IRIS | Evolución consciente

Conciencia Corporal

BAILA CON EL ARCO IRIS

By  | 

La alegría de vivir es innata en nosotros, pero a veces nuestros problemas, reales o imaginarios, nos atormentan obsesionándonos y poco a poco nos hacemos más tristes y taciturnos. Baila con el arco iris para recuperar tu alegría de vivir y fortalecer tu estómago y tu bazo.

El bazo es un órgano situado en la base del pulmón izquierdo. Tiene una función importante en la lucha contra la infección. Participa también en la depuración de la sangre y constituye un depósito sanguíneo importante que, en caso de necesidad, puede liberar rápidamente glóbulos rojos a la circulación general y así suplir, en parte, una eventual pérdida. Los problemas del bazo pueden ser CONTUSIONES, RUPTURAS, ESPLENOMEGALIA (BAZO ENGROSADO), TUMOR o CÁNCER.

Todo problema en el bazo es una indicación de que la persona se crea demasiadas preocupaciones y siente inquietud hasta el punto de volverse obsesiva, lo cual bloquea mucha alegría en su vida. Se impide desear algo que le proporcione placer. Ha perdido la fuerza para luchar y se deja llevar por el desánimo. Se siente vacía y no tiene reservas para hacer frente a los obstáculos de la vida. Resulta paradójico que esta misma persona pueda reírse externamente. Se ríe hacia fuera, pero llora por dentro.

Por medio de este problema, tu cuerpo busca ayudarte a restablecer el contacto con tu fuerza interior y tu capacidad para hacerle frente a la vida con alegría. Para ello debes dejar de creer que la vida es un drama. Tu bazo tiene la misión de conservar la integridad de tu sangre y combatir las infecciones. Al enfermarse, te dice que tienes la misión de velar por la integridad de tu vida y de combatir las influencias externas. Debes permitirte tener deseos. Tienes todo lo necesario para lograrlo. Tienes que decidirte a hacerlo y dejar de creer que no eres lo suficientemente fuerte. En el caso de tumor o cáncer, véase también estas definiciones.

El bazo es un órgano que ayuda a la producción y al mantenimiento de las células inmunes de la sangre. Está vinculado directamente al hipotálamo y al timo, así como al páncreas, para la producción de la insulina (hormona secretada por el páncreas y que ayuda a regularizarlo disminuyendo el porcentaje de azúcar sanguíneo [glucosa]).

Si mi bazo no funciona bien, puede que yo también tenga dificultad en funcionar bien, la razón mayor siendo que me quede fijado en ideas negras y negativas. Esto disminuye mi nivel de energía y ya no tengo el gusto de hacer nada. Esta negatividad frecuentemente está vinculada a mi modo de verme: feo, “no correcto”, no bueno, etc. Más bien tengo el gusto de dormir y de ser pasivo. Me alimento de ira y no hay nada muy alegre en mi vida. Alguien o algo “me cae en el bazo”.

Las dificultades al nivel del bazo me dan una indicación sobre los miedos que pueda vivir frente a la sangre, como por ejemplo la de carecer de sangre, de perder demasiada sangre (como en el momento de las menstruaciones). Puedo pensar que mi sangre no es buena o tan escasa que dudo que se pudiera salvarme la vida en caso de accidente mayor en que tendría necesidad de una transfusión sanguínea. El miedo de la muerte frecuentemente está presente en el trasfondo.

El bazo vigila la calidad de los glóbulos blancos y su mal funcionamiento puede indicarme una gran herida interior que queda por curar. Es como una llaga que sangra. La sangre significa la alegría de vivir, puedo tener la sensación de que la vida es una lucha tan dura que debería quizás bajar la bandera y retirarme. En vez de siempre estar obsesionado por ideas negativas que tengo tendencia a exagerar, debería más bien cambiarme las ideas encontrando medios para “dilatarme el bazo”. Desdramatizo mi vida y aprendo a reír de mí y de algunas situaciones. Aprendo a comunicar mis emociones a medida para guardar mi equilibrio y la armonía en todo mi cuerpo.

Cuando queremos fortalecer y equilibrar nuestro bazo bailamos con el arco iris.

Para hacer la posición de “baila con el arco iris” sigue las indicaciones:

Para empezar eleva los brazos por encima de la cabeza, inspira y sube el cuerpo. Lleva los brazos extendidos hacia arriba y gira las palmas hasta que se enfrenten.

Inclina el torso hacia la izquierda mientras transfieres el peso del cuerpo a la pierna derecha.  Mantén las rodillas levemente flexionadas. Extiende el brazo izquierdo hacia afuera a la altura del hombro izquierdo con palma izquierda hacia arriba y gira la cabeza hacia la izquierda. Fija los ojos en la palma izquierda, dobla levemente la cintura hacia la palma extendida y lleva el brazo derecho por encima de la cabeza hacia el lado izquierdo con la palma derecha mirando hacia centro de la cabeza.

Lleva el torso hacia la derecha, expulsa el aire, transfiere el peso del cuerpo a la pierna izquierda manteniendo las rodillas levemente flexionadas y extiende el brazo derecho hacia afuera a la altura del hombro derecho con palma derecha hacia arriba. Gira la cabeza hacia la derecha, fija los ojos sobre la palma derecha y dobla levemente la cintura hacia la palma derecha. Levanta el brazo izquierdo levemente flexionado por encima de la cabeza y con la palma izquierda mirando hacia el centro de la cabeza.

2 Comments

  1. Liliana Davila Estrada

    Liliana Davila Estrada

    18/02/2016 at 20:44

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.