; ARMONÍZATE CON CHI KUNG | Evolución consciente

Conciencia Corporal

ARMONÍZATE CON CHI KUNG

By  | 

El Chi Kung ayuda a armonizar cuerpo, mente y energía. Sintonizándonos internamente y con nuestro entorno conseguimos que nuestra salud mejore. Armonízate con Chi Kung y disfruta de los beneficios que este sencillo ejercicio puede aportar a tu vida.

El Chi Kung, de la Medicina Tradicional China, ayuda a prevenir enfermedades psicofísicas.

Ejercicios como el Chi Kung son de gran ayuda para prevenir enfermedades psicofísicas, según las enseñanzas de la Medicina Tradicional oriental.

Desde hace miles de años, la Medicina Tradicional China brinda diferentes caminos para mejorar la calidad de vida. Uno de estos caminos es ejercitarse con el arte del Chi Kung, similar al Tai Chi, en la búsqueda de la paz mental y trabajar el cuerpo a través de determinados movimientos.

La técnica del Chi Kung significará un “camino” para vivir mejor. Así, el Chi Kung es parte de la tradición oriental y ayuda a armonizar la energía (o Chi) de nuestro cuerpo, combinando tres elementos básicos, como son la concentración, la regulación de la respiración y el tiempo de práctica. Presenta movimientos lentos, pausados, suaves, armónicos y naturales y pueden ser realizados por personas de todas las edades, sexos y condiciones físicas. Su práctica permite eliminar las interferencias emocionales ya que estimula la relajación con el movimiento, ejercita los huesos, flexibiliza las articulaciones y los músculos, fortalece los órganos internos y activa la circulación de energía a través de los meridianos.

La práctica regular del Chi Kung ayuda a prevenir patologías y constituye un complemento ideal a diferentes tratamientos médicos ya que se pueden aplicar ejercicios específicos para determinadas enfermedades y también existen de carácter general para mantener la salud. Los expertos aconsejan complementar esta actividad con la práctica del Tai Chi. Algunos consideran que el Chi Kung desarrolla la energía y la pone en circulación, mientras que el Tai Chi la favorece y distribuye armoniosamente por todo el cuerpo.

El ejercicio de mantener la posición inicial o Wu Chi, tiene como objetivo transformar la energía interna e incluso generarla, tal como enseña la naturaleza, a través de los árboles.

La posición inicial es fundamental para avanzar en la práctica de otros ejercicios. Debes poder mantenerla durante al menos 5 minutos, aunque lo ideal sería que logres permanecer en ella, 20 minutos.

Avanza poco a poco en el tiempo que vas aguantando esta posición. Al principio te dolerán las piernas, las pantorrillas sobre todo.

Querrás inclinarte hacia adelante para compensar la postura, pero eso solo haría que te desequilibraras y perdieras tu capacidad de alinear la energía y nutrirte de ella.

Realización:

  • Coloca los pies paralelos y separados hasta la anchura de los hombros. Debes distribuir de manera uniforme el peso del cuerpo en ambos pies, bases del equilibrio y fuentes de energía. Evita apoyarte en las puntas de los pies, necesitas que todo tu pie esté en contacto con el suelo para mantenerte anclado.
  • Flexiona ligeramente las piernas y separa las rodillas. Asegúrate de que tus rodillas estén paralelas a tus pies y nunca más adelantadas que ellas, o se dañarán.
  • Bascula la cadera como para bailar la danza del vientre, adelantándolas ligeramente para alinear perfectamente la columna.
  • Suspende el cuerpo de la parte superior de la cabeza, desde un punto en línea con los extremos de las orejas.
  • Alinea la columna vertebral de forma que parezca una espiga vertical desde el sacro hasta la parte superior de la cabeza, manteniéndola erguida y relajada a la vez, al igual que los hombros y el cuello.
  • Relaja los brazos y sepáralos ligeramente del cuerpo. Separa levemente los dedos y estíralos pero no los tenses; los pulgares deben estar próximos al resto de los dedos.
  • Mira serenamente hacia el horizonte. Puedes cerrar los ojos pero hará que te sientas desorientado más rápidamente.
  • La cabeza debe estar recta pero con el cuello levantado. Imagina que tu cabeza cuelga del cielo.
  • La punta de la lengua debe apoyarse en el cielo de la boca.
  • Hunde los pies en el suelo, como si los enraizaras en la tierra. La energía ascenderá en espiral por tus piernas y se acumulará en el Tan Tien. Recuerda que el Tan Tien está cuatro dedos por debajo de tu ombligo y 5 dedos hacia adentro del abdomen.
  • Relaja el abdomen.
  • Sonríe. La postura inicial se utiliza para multitud de meditaciones mientras

Para superar la sensación de fatiga, que te causará al comienzo el mantenimiento de esta posición, utiliza tu mente y tu voluntad. Superada esta barrera inicial, experimentarás una sensación de energía y calor que recorrerá tu cuerpo.

El avance en esta práctica debe ser gradual.

1 Comment

  1. Pingback: ABRE TUS ALAS | Evolución consciente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.