; ABRE TUS ALAS | Evolución consciente

Conciencia Corporal

ABRE TUS ALAS

By  | 

El Fénix es el animal mitológico que muere y renace cada vez de sus cenizas. Representa nuestra capacidad de reponernos a las heridas, de empezar siempre de cero, de ser capaces de continuar sin importar el qué. El Fénix abre sus alas y vuelve a la vida, mejor que como estaba antes. Abre tus alas, igual que lo hace el Fénix y relaciónate con la vida de forma que las heridas no sean un impedimento, que el dolor pasado no te impida renacer ni relacionarte con los demás.

El movimiento de abre tus alas como un Fénix está relacionado con la energía de la espalda y la tiroides.

En la parte superior de la espalda se encuentran las vértebras cuarta, quinta y sexta cervicales C4, C5, C6 se ubican al nivel de la tiroides y están en estrecha relación con ésta. Ésta juega un papel mayor en el lenguaje, la voz, (cuerdas vocales) y cualquier desarmonía en lo que a comunicación se refiere – tanto cuando me expreso yo como cuando otras personas me comunican – hará que reaccionen C4, C5 y C6. Puede que me haya ofuscado con lo que haya oído, causando indignación e ira. C4, C5 y C6 reaccionan aún más fuertes si además no expreso mis opiniones, mis frustraciones.

Mi porcentaje de agresividad corre el riesgo de incrementarse, lo cual cierra los canales de comunicación al nivel de estas 3 vértebras cervicales.Trago mal lo que a mí se me presenta. Tengo tendencia a rumiar ciertos acontecimientos para un largo período de tiempo.

Frecuentemente aparecen dolencias y dolores que afectan todo mi sistema de comunicación verbal: boca, lengua, cuerdas vocales, faringe, etc. y todas las partes de mi cuerpo que se sitúan entre el nivel de mi boca y de mis hombros pueden estar afectadas. Tengo ventaja en aceptar que cada experiencia es una oportunidad de crecer y que hay una lección por sacar de todo. Debo dejar fluir en vez de obstinarme y de estar enfadado con la vida. Sino, mi cabeza se pone a “hervir” y me siento sobrecargado por todas las tareas que realizar y que me parece no poder llegar a realizar. Necesito expresarme, o bien por la palabra, la escritura, la música, la pintura, o cualquier otra forma de expresión que me permitirá “volverme a conectar” con mi creatividad, mi belleza interior. Todos mis sentidos entonces estarán estimulados, activados, lo cual activará mi tiroides y permitirá que C4, C5 y C6 funcionen normalmente. Los dolores sentidos en esta región podrán así desaparecer.

La glándula tiroides se halla en la base del cuello. Está vinculada directamente al centro de energía de la garganta, también llamado chakra de la garganta. El papel de esta glándula es secretar dos hormonas muy importantes, bien la tiroxina y la tiotironina que tienen como particularidad el contener iodo, reconocido por ser un poderoso antiséptico necesario al buen funcionamiento de todo el cuerpo. Sin ellas, no podría vivir.

Un caso de híper o hipo – funcionamiento de la tiroides podrá presentarse si tengo el sentimiento de siempre reprimir insultos o que la vida es injusta conmigo. Complaciéndome en este papel, llego incluso a provocar alrededor mío situaciones problemáticas para ser cada vez más una pobre víctima.

El cuello, que junta la cabeza con mi cuerpo, hace de esta área la unión entre el cuerpo y la mente. Si mi orgullo es muy fuerte y que cierra mi corazón, pasó al lado de mis verdaderas necesidades. El centro de energía de la garganta representa mi creatividad. Aprendo pues a expresarme libremente y uso todos mis medios. Desarrollo mi espíritu creador.

Para fortalecer y equilibrar nuestra tiroides realizaremos el movimiento de “abrir las alas del fénix”.

Para hacer este movimiento empieza en la postura del jinete.

Adelanta el pie izquierdo.

Eleva los brazos girando las palmas hacia abajo hasta la altura de los hombros y extiéndelos en cruz con las palmas hacia abajo. Inclina el cuerpo uniformemente y baja los brazos como un solo bloque para juntar los brazos a la altura del pie adelantado, cargando el peso sobre la pierna adelantada, hasta alcanzar el pie a ambos lados con las manos, como si quisiésemos agarrar el pie.

Sube el cuerpo y acompaña con las manos hacia arriba hasta la altura del pecho, como si estuviésemos estirando de unos cordones. El movimiento nace de la espalda la cual estira de todo el cuerpo, a la vez que de las manos.

Una vez arriba vuelve a extender los brazos para repetir 3 veces.

Termina bajando las manos a los laterales de la cintura con las palmas hacia arriba.

Recoge la pierna. Cambia de pierna y repite.

3 Comments

  1. Mhemo Km

    Mhemo Km

    10/02/2016 at 04:38

    Namasté

  2. Pilar Patiño

    10/02/2016 at 14:47

    Me gustaría que estas posturas recomendadas, fueran acompañadas de un video, para su mayor comprensión y práctica. Gracias.

  3. Martin Vigil

    Martin Vigil

    29/09/2016 at 12:46

    Hermoso …

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.